Cuando viajar a Nicaragua

Nicaragua cuenta con distintas estaciones seca y lluviosa, y esto a su vez varía de costa a costa. Con la posible excepción del último mes de la estación seca (por lo general a mediados de abril hasta mediados de mayo) cuando la tierra está seca y el aire lleno de polvo, realmente no hay mal momento para visitar Nicaragua. Sin embargo, el momento más agradable para visitar el Pacífico o las regiones centrales de Nicaragua es cuando comienza la estación seca (diciembre y enero), cuando las temperaturas son más frías y el follaje es exuberante.

La mayoría de los nicaragüenses pasan la semana santa (Pascuas) en la playa, todas las habitaciones disponibles se agotan semanas o incluso meses antes.

El tiempo de Nicaragua:

Nicaragua tiene una serie de microclimas, y vale la pena chequear el pronóstico del tiempo para ver dónde quiere ir primero. Por el lado del Pacífico la temporada de lluvias, se realiza de mayo a noviembre y los meses más lluviosos son septiembre y octubre, cuando las tortugas marinas anidan en una playa. La estación seca, es de noviembre a abril y este es el mejor momento para ir de excursión, acampar y salir de noche, ya que coincide con la temporada alta turística (diciembre a marzo), la temporada alta es más pronunciada a lo largo de la frontera con Costa Rica. Cuando está finalizando el verano de Nicaragua los bosques del Pacífico pierden sus hojas y bajan los niveles del lago revelando unas hermosas playas de arena en la costa del lago. Este lago se le da buen uso ya que las temperaturas siguen siendo muy calurosas.

Luego están las montañas con sus bosques de niebla fría encima de cada volcán. Todos ellos con picos de granito monolítico de la sierra central, donde las estaciones se confunden en la niebla por la mañana fría, con temperaturas entre 12 ° C (54 ° F) y 24 ° C (75 ° F).En el lado del atlántico hay lluvias muy frecuentes a lo largo del río San Juan, uno de los lugares más húmedos en la tierra, de modo que si visita este lugar de Nicaragua siempre debe empacar un impermeable.